Project Description

Zumbando…. ¡tzum!¡tzum!… Volando con extraordinaria gracia y agilidad, como una joya alada, la pequeña ave tornasol traza el mapa de nuestra Escuela, trayendo un mensaje, una invitación:  ¡nuestras XII Jornadas se acercan! Inscríbamonos, preparemos nuestras mejores galas para ese inolvidable encuentro. ¡tzum!¡tzum! el tz’unun se acerca, provocando, seduciendo….

Originario del continente americano, tz’unun – el colibrí –, habita en todas las regiones de la NEL donde se le conoce con diversos nombres: picaflor, luli, q’ente, ik’be, huitzilín, tucusito y zunzún entre otros.

Por la belleza que le caracteriza y sus demás atributos, (es la  única ave que puede volar en todas direcciones, incluso para atrás), tz’unun forma parte de la mitología de las culturas prehispánicas en las que destaca su función como mensajero.

En relacion a su creación, en la cultura maya cuenta la leyenda que los Dioses crearon todas las cosas en la Tierra y a cada una de ellas – planta, animal o cosa – le dieron un trabajo. Sin embargo, al finalizar se dieron cuenta que no había nadie encargado de transportar los deseos y los pensamientos de un lugar a otro. Como ya no tenían ni  barro ni maíz para hacer otro animal, tomaron una piedra de jade y tallaron con ella una pequeña flecha. Cuando estuvo lista, soplaron sobre ella y ésta cobró vida y salió volando convertida en tz’unun. En las culturas quechua y aymara, el colibrí también es un mensajero que convoca “el alma, el deseo de los que amamos”.

Además, en la escritura maya el glifo del colibrí se utiliza para simbolizar la energía sexual – ¿la libido freudiana? –, así como al dios solar y como encarnación del alma de los guerreros.

Cabe resaltar que  hay un juego de palabras entre el verbo tz’un que quiere decir comenzar y el sustantivo tz’unun, colibrí. De manera que en este nuevo tramo de camino hacia nuestras XII Jornadas — “¿Sexualidad(es)?” —, ¿qué mejor símbolo para  recoger y transmitir la libido en movimiento?

Volando de flor en flor, “picando” en cada una de las Sedes, Delegaciones y Grupos Asociados que conforman la NEL, tz’unun es el suplemento a nuestro Boletín “Códices”, nuestro mensajero que busca estrechar los lazos en una transferencia de trabajo que anime el deseo de saber y culmine con nuestro encuentro de octubre. ¡tzum!¡tzum!

Lorena Greñas

NEL – Guatemala