Project Description

Desde el Observatorio de FAPOL “Legislación, derechos, subjetividades contemporáneas y el psicoanálisis” hemos venido batiendo nuestras alas contra la cultura de la cancelación: cuestión que hoy resuena en el Campo Freudiano por las aseveraciones de J.-A. Miller sobre el Woke, que busca “exorcizar la lengua a toda fuerza y expulsar el demonio del patriarcado”. Así, ¿cómo contrariar este empuje al control del vuelo de la lengua, sostenido en un erotismo femenino mortífero?

El poeta Jorge Carrera Andrade (Quito, 1903-1978) se ocupó en sus Microgramas de esta aguja tornasol que es el colibrí, haciendo de América: una inconmesurable pajarera. “Andar pajareando” quiere decir estar distraído, consentir a salir del programa de vuelo, ser dócil a un cierto extravío femenino; pues, sólo desde una cierta docilidad a lalengua se exfoliará la creencia en el patriarcado y será posible alzar el vuelo a nuevas invenciones lenguajeras y escriturales.

Nuestro distraidicho lacaniano es un atolondradicho vivificante justo allí donde no podemos decir sobre el goce; pero, sí sentir ¡cómo gozamos pajaradicheando!

Jessica Jara Bravo
Nel-Guayaquil