El pintor Raúl Lara Torrez nace en Oruro en 1940, fallece en Cochabamba en 2011. Es considerado uno de los artistas fundamentales del arte boliviano del siglo XX.  Su obra está teñida por un barroco mágico.  Sus personajes -mineros del socavón, bellas mujeres del país- se representan con un toque asombroso, hechizante, donde la fábula se entrelaza con el pincel.

Raúl Lara es conocido por la serie de cuadros (2003) en los que se imagina paseando con Van Gogh por Bolivia, le presenta distintos paisajes, gente y costumbres, lo integra en a la cotidianidad y en la magia del país.  Así, llega supuestamente Lara, junto a Van Gogh, al carnaval de Oruro, reflejado en el tríptico elegido para las XII Jornadas de la Nel. La fiesta está representada por un estallido de colores azules, lilas, amarillos, máscaras, piernas, bellas bailarinas, grandes, gordos mestizos ataviados con trajes formales ocultando los ojos detrás de lentes oscuros.  Un escenario orureño que evoca a la sensualidad, la libertad, la carne y, por qué no decir, la sexualidad.

Mónica Pelliza